Tratamientos

La pubalgia en el deporte


La pubalgia es un síndrome inguinal púbico doloroso que afecta al deporte de práctica regular. Esta es una condición de exceso de trabajo. Los síntomas de dolor son múltiples dando lugar a numerosas clasificaciones clínicas. El tratamiento conservador en nuestra clínica de fisioterapia en pozuelo se realiza de dos maneras: calmar los fenómenos dolorosos y realinear el equilibrio mediante la reducción de hipertensión adductora y el fortalecimiento de los músculos abdominales. En caso de fallo quirúrgico, el tratamiento médico adecuado puede ser propuesto. El principio es el mismo, reforzar la pared abdominal y / o liberación de la tensión excesiva de los adductores.

Los principios generales del tratamiento conservador se basan principalmente en la adherencia a la terapia de los deportes propuestos. El atleta debe ser informado de las estructuras anatómicas implicadas en la patología y debe tener una buena comprensión de los mecanismos que han causado retrasos curativos. El atleta debe reducir su nivel de actividad y evitar cualquier ejercicio que causa el dolor. Esto no significa inactividad total. Tenemos que encontrar una actividad funcional, posiblemente, de alta intensidad, pero sin dolor.

La rehabilitación se realiza con una progresión gradual y constante. Se va al paso siguiente si se cumplen los objetivos del rodamiento. El tiempo en cada nivel depende de la capacidad del atleta para realizar los ejercicios y no el tiempo transcurrido desde la lesión. La supervisión de la rehabilitación es constante para adaptar continuamente la carga de trabajo a la sintomatología.

Eliminar o reducir el dolor. Esta es la base del tratamiento. El dolor es el único indicador para cuantificar el progreso de la rehabilitación. Si el dolor no disminuye, la confianza en la terapia se perderá. Los caminos son muchos y variados, lo que demuestra la dificultad de la tarea. En términos farmacológicos, se pueden utilizar analgésicos, AINE, relajantes musculares, etc. Algunos autores proponen la creación de la inyección de corticosteroides en la inserción del aductor o la sínfisis púbica. Esta terapia es muy controvertida, como su indicación de sus consecuencias a largo plazo.

Técnicas de rehabilitación y sedantes se utilizan ampliamente. Se combina masaje profundo transversal, crioterapia, electroterapia y fisioterapia sedante.

Debemos eliminar todos los movimientos o ejercicios que causan dolor. Por tanto, debemos cambiar el nivel de los deportes de actividad física y evitar el estrés doloroso de la región.

Se debe mejorar la movilidad de la cadera y la flexibilidad de los músculos periarticulares en la indolencia total. Los síntomas dolorosos conducen gradualmente a la movilidad limitada y contracturas musculares del tendón que pueden mantener los síntomas. Hay a menudo una limitación de rotaciones de cadera en particular, la rotación interna y la flexión. Si no es doloroso, se realiza un estiramiento de los aductores, psoas ilíaco, los rotadores externos cortos, los isquiotibiales y los cuádriceps.

Es tramos largos (30 a 60 segundos) utilizando técnicas como contratado liberados. Dahan creo que haya una debilidad de los rotadores externos y abductores de la cadera que causan la hipertensión y la retracción del aductor largo con una reacción inflamatoria en los tendones aductores. Hizo hincapié en la importancia, en primer lugar fortalecer los abductores y rotadores externos de la cadera.

Como hay una debilidad de los rotadores externos y abductores de la cadera que causan la hipertensión y la retracción del aductor largo con una reacción inflamatoria en los tendones aductores, se hace hincapié en la importancia de fortalecer los abductores y rotadores externos de la cadera.

Se debe mejorar la vascularización local. En general se acepta un aumento local en el flujo de sangre en una lesión en el músculo o el tendón. Puede mejorar la circulaciónd mediante diversos métodos físicos: ultrasonidos, calor local, masaje, ondas de choque, etc. También por una actividad física muy intensa y el trabajo muscular local con cargas bajas y múltiples repeticiones (30-40) con un período de recuperación entre las contracciones, que es el doble del tiempo de la contracción.

En los últimos meses de tratamiento se utiliza la crioterapia para realizar de 2 a 4 minutos de exposición de la superficie de la piel a una temperatura de - 110 ° C, creando un verdadero choque térmico.

Se busca fortalecer los abdominales de forma adecuada. Un poco de dolor púbico se relaciona con una debilidad en la pared abdominal en general y oblicuos en particular. Este problema se asocia a menudo con un déficit de los extensores de la columna vertebral. Debemos fortalecer estos músculos, evitando solicitar flexores de la cadera. De hecho, el pectíneo, aductor corto y el largo del dedo gordo y las vigas de la rama isquio-pubiana del aductor largo son aductores sino también flexores de la cadera. Por lo tanto, es necesario limitar el rango de trabajo de la contracción abdominal para evitar que el parásito de flexores de la cadera y los mismos aductores de solicitación puedan producir el dolor. Puede realizar ejercicios de flexión anterior del tronco. ejercicios de inclinación de la pelvis y la pierna son interesantes. El sujeto está en posición supina con las rodillas flexionadas y las manos detrás de su cuello. La contracción de los abdominales (recto abdominal y vigas exteriores del oblicuo mayor) causa una inclinación pélvica posterior que hace que la columna lumbar esté en contacto con el suelo. El sujeto debe mantener este aplanamiento del segmento lumbar y su contacto con el suelo mientras arrastra sus talones sobre éste hasta la extensión completa.

La inmovilización parcial de un conjunto con el dolor tiene consecuencias para las articulaciones anteriores y subyacentes. Las lesiones de las extremidades inferiores disminuye el potencial de la extremidad lesionada, sino también de la extremidad contralateral. Por tanto, debemos lograr un mantenimiento general de las extremidades inferiores. Una reducción de la actividad física afecta el nivel cardiovascular, y en el plano psíquico, que reducen la capacidad del deporte para hacer frente a los síntomas dolorosos. Es por esto que debemos mantener la integridad del sistema músculo-esquelético y proporcionar el esfuerzo de mantenimiento cardiovascular para encontrar la actividad física sin dolor.

Esta recuperación debe ser progresiva. El equipo médico debe supervisar el deporte y el personal técnico. Deben medirse los programas de ejercicio de intensidad y evitar volver a activar los síntomas. El atleta debe tener un programa específico para la recuperación. El programa debe ser individual y debe hacerse hincapié en el aumento gradual.

Hay dos tipos de intervenciones en el tratamiento quirúrgico: una expansión de los músculos aductores o una elajación del aductor que se puede lograr ya sea mediante tenotomía percutánea o por vía de abordaje directo a extirpar las lesiones quísticas. Esta técnica quirúrgica ha pasado a un segundo plano, ya que se consideró demasiado decadente para los mejores atletas.

En el municipio de Pozuelo, para prevenir, la fisioterapia busca la tonificación de los músculos abdominales. Debemos tranajar los abdominales de forma isométrica, porque en el deporte es su principal papel para estabilizar la pelvis. Es importante variar los ángulos de trabajo y los ejercicios. Un déficit de los rotadores externos y abductores de la cadera provoca hipertensión, de ahí el interés de un trabajo específico de estos músculos deficientes.