Tratamientos

El ligamento cruzado anterior


El ligamento cruzado anterior (LCA) , para la fisioterapia, es uno de los cuatro ligamentos de la rodilla. Hay dos ligamentos colaterales (MCL y LCL) y dos ligamentos centrales llamados cruzados porque se cruzan en el centro de la rodilla. Permiten que las superficies articulares permanezcan en contacto durante el movimiento y así garantizan la estabilidad de la articulación. Los ligamentos cruzados y especialmente el ligamento cruzado anterior, proporciona la mayor parte de la estabilidad de la rodilla. Para la fisioterapia, la rodilla es una articulación fundamental para la vida diaria, y por tanto necesaria de cuidar.

Consecuencias en la rotura del ligamento

La rotura del ligamento cruzado anterior, por tanto, provoca una disminución en la estabilidad de la rodilla. Afortunadamente, el ligamento cruzado anterior no es necesario en la vida sedentaria, aunque está involucrado en actividades de las extremidades inferiores de manera significativa, como los gestos concretos de torsión de la rodilla para los deportes de pelota o de combate.

¿Cómo es el esguince del ligamento cruzado anterior?

Varios mecanismos pueden dar lugar a una rotura del ligamento cruzado anterior. Muy a menudo, es una torcedura de la rodilla durante el aterrizaje de un salto o al cambiar de dirección mientras se ejecuta, bloqueando el pie que queda en el suelo. Un ejemplo es el accidente de esquí durante una vuelta o caída convencional. Existen otros mecanismos especialmente importantes como la hiperextensión de la rodilla durante una sesión en el vacío, por ejemplo.

Signos clínicos

La tríada clásica de la rotura del ligamento cruzado anterior es la dislocación - hinchazón inmediata. El deportista siente una grieta o sensación de desgarro en la rodilla. La dislocación se siente como una sensación de que la rodilla se dobla. Poco después de la lesión, la rodilla comienza a hincharse significativamente. El caminar es difícil o imposible.

Por desgracia, en algunos casos, no existen estas se±ales. El dolor no es una buena se±al, porque en algunas rupturas, es una mínima visión ausente. Es por eso que es necesaria una consulta especializada.

El diagnóstico de la rotura del ligamento cruzado anterior es un diagnóstico clínico. El ligamento cruzado anterior se puede comparar con una cadena que sostiene la rodilla. Si el cable está intacto, la rodilla está estable, si se rompe, la rodilla es laxa (se mueve de forma anómala cuando se examina)

Ultimamente, un nuevo dispositivo (GNRB) proporciona una medición directa y automática del desplazamiento de la tibia sobre el fémur Se muestra en tiempo real si el LCA está sano o da±ado (roto o distendido)

Muy a menudo el diagnóstico se hace con las imágenes de resonancia magnética (IRM), pero estas fotos son una fotografía del ligamento cruzado anterior. El IRM sólo puedo decir si el ligamento cruzado anterior presenta una lesión o no, pero no puede decirnos si el ligamento es fuerte. En raros casos, el diagnóstico es difícil, entonces la RM debería ayudar. La artroscopia debe ser la solución final habiendo intentado antes otros tratamientos como inmovilizar con escayola.

¿Por qué tratar?

La rotura del ligamento cruzado anterior causa una disminución en la estabilidad de la rodilla y se traduce en riesgo de recurrencia de dislocaciones. Estas dislocaciones causan da±os en el cartílago y el menisco que conduce a la osteoartritis a medio plazo. El objetivo del tratamiento es asegurar la estabilidad de la rodilla en el deporte profesional y la vida cotidiana.

¿Cómo tratar?

Existen dos tratamientos para la ruptura del ligamento cruzado anterior: tratamiento funcional y tratamiento quirúrgico.

1. Tratamiento funcional: El tratamiento funcional es para compensar la ausencia del ligamento cruzado anterior por el músculo, y la rehabilitación propioceptiva permitirá que la rodilla se mantenga estable. En efecto, el ligamento cruzado anterior es uno de los elementos de estabilidad de la rodilla, pero otras estructuras también contribuirán.

2. Tratamiento quirúrgico: El tratamiento quirúrgico es para reconstruir el ligamento cruzado anterior con un tendón. El tendón más corriente es el rotuliano.

El ligamento cruzado anterior en deportistas

El tratamiento para una lesión en un atleta de alto rendimiento sigue siendo muy especial. De hecho, hoy en día más que finalidades deportivas se miran las cuestiones financieras, en los que el número de días de ausencia se convierte en algo más que una cuestión deportiva. En medio de esta esfera particular, el fisioterapeuta debe encontrar su lugar para proponer, en colaboración con el equipo médico, el manejo de la lesión deportiva óptimo.

La rehabilitación de los deportes después de la cirugía reconstructiva del Ligamento Cruzado Anterior (LCA) es la más importante en este contexto. El período de ausencia por este logro puede tener un impacto degenerativo en la rodilla, y exige la atención de los profesionales de la salud.

Tome el caso del fútbol, la rotura del LCA es sólo el 1% de las lesiones totales, según un estudio de la UEFA. Sin embargo, es la que causa la mayor parte de días libres al año, con una media de 6,5 meses.

Además, las consecuencias a largo plazo en la rodilla después de lesión del LCA es devastador para el deporte: la recurrencia, otras lesiones de la rodilla (menisco, ligamentos laterales), la osteoartritis, etc. En vista de estas complicaciones y la importancia de esta enfermedad en el deporte de alto nivel, es necesario promover la óptima adaptación a la rehabilitación deportiva.

Surgen varias preguntas durante la rehabilitación médica para los deportes que sufren de trasplante de LCA:

- ¿Qué tipo de protocolo se utilizará?

- ¿Cuáles son los objetivos de la rehabilitación?

- ¿Cómo individualizar la atención?

- ¿Qué indicadores serán útiles para el regreso?

- ¿Cómo prevenir la recurrencia?

Hasta la fecha, pocos estudios han examinado el interés de seguir un programa de rehabilitación después de la cirugía de LCA. La conclusión de este último es bastante alarmante. De hecho, parece que con o sin rehabilitación, los resultados funcionales del paciente son buenos. Como en cualquier estudio científico, algunos rasgos no se tienen en cuenta, por lo que todavía no es posible equilibrar estas conclusiones, sin embargo, este tipo de estudio y cuestionamiento que surge no debe permanecer en silencio.

El papel del fisioterapeuta es proporcionar un programa de rehabilitación que se adapte al paciente, siendo consciente de los impactos en la estructura de este último.

El estado articular y muscular es de suma importancia desde el comienzo de la rehabilitación. Sin embargo, como con cualquier objetivo, es importante elegir las técnicas apropiadas y eficaces. La noción de integración debe seguir siendo dominante.

Bajo este enfoque, es interesante destacar el interés de un programa de fortalecimiento en el contexto de alineación segmentaria de la extremidad inferior, con un efecto específico en los abductores de la cadera.

También podríamos discutir el papel de glúteo mayor en la alineación de la extremidad inferior y por lo tanto en consecuencia, la importancia de tener en cuenta el proceso de rehabilitación después de la cirugía de LCA. Así que vemos que muchos factores deben ser tenidos en cuenta, y la biomecánica del conocimiento sigue siendo una base fundamental.

Para saber cuáles son los elementos que permiten que la profesión médica pueda dar la oportunidad de reanudar su camino total de la actividad deportiva, se observan las consecuencias a largo plazo de una recurrencia o el uso diario de una rodilla algo inestable.

Conclusión

Debemos tomar conciencia y conocimiento de las implicaciones biomecánicas de los procesos de rehabilitación y su aplicación. En la actualidad, un buen número de protocolos tienden a orientar nuestras prácticas para la fase de ejecución en la rehabilitación. Cada fase tiene objetivos específicos, para satisfacer en última instancia, el objetivo de comenzar la competición en condiciones óptimas. En este contexto, el fisioterapeuta debe ofrecer su experiencia en la ejecución de la rehabilitación y la fisioterapia para así interactuar de forma racional con otros profesionales de la salud. De este modo, en nuestra clinica de Pozuelo, se permitirá que el atleta de élite pueda volver a su nivel anterior con una salud óptima. Como siempre los conceptos de salud y de rendimiento interactúan de forma permanente.